Historia y Verdad
La verdad los hará libres, Juan 8:32
Español | Inglés | Francés | Latín | Audio | Video | Todos | Nosotros | La Reforma Protestante
Historia y Verdad en Tiwitter
Historia y Verdad en Facebook Historia y Verdad en GoogleGroups Historia y Verdad en Archive.org El Contacta a Historia y Verdad
 

¡Pobres Jesuitas!

AUTOR: Fernando Garrido.

PRÓLOGO:
- ¡Pobres jesuítas! ¿Y por qué pobres, siendo cosa sabida que La Compraría de Jesús es una de las corporaciones más ricas que existen sobre la faz de la tierra?
- Hé aquí la respuesta:
- La pobreza de los hombres no consiste solo en la carencia de recursos para satisfacer las necesidades de la vida. Además de los pobres de dinero, hay los pobres de espíritu; pobreza, sin duda, la más penosa y ra ritoría, según los cristianos, puesto que su Dios reserva para los que la padecen el reino de los cielos, cosa en verdad inexplicable por lo inconcebible, pues no siendo la pobreza de espíritu hija de la voluntad del que sufre, no parece lógico que sea causa meritoria ¡tara alcanzar la eterna bienaventuranza. Pero como las religiones y la lógica anduvieron siempre á la greña, nada tiene de extraño que la religión católica asegure el paraíso á los pobres de espíritu, aunque no dependa de la voluntad de Jos pacientes, el convertirse en ricos de entendimiento. La pobreza se produce y manifiesta de maneras tan diferentes y tantas, que á veces los más ricos en bienes de fortuna son los más pobres, en tanto que, los que como Diogenes, tienen por todo albergue una tinaja, y hasta ios que de este refugio carecen, son los más ricos, pues si es cierto que nada tienen, todo les sobra.
- Hay, no obstante, una pobreza más terrible y repugnante que todas, pobreza que se confunde con el crimen, y esta es precisamente la que padecen los jesuítas, á pesar de las riquezas por su Compañía amontonadas, y en cuya acumulación estos pobres se ocupan constantemente, y de la perturbadora influencia que en la sociedad han ejercido y ejercen los que á esa tropa pertenecen. Esta pobreza consiste en la completa renunciación del hombre al ejercicio de su voluntad, en la abdicación dé su libre albedrío, de su conciencia, en aras de la voluntad y de la conciencia del jefe, puesto que hacen el voto de obedecerle ciegamente, obligándose á creer que sus órdenes emanan del mismo Dios, por lo que no pueden menos de ser justas y perfectas, siquiera le ordenen cometer los actos más atroces, no solo condenados por las leyes civiles, sino por las que todas las religiones llaman divinas, y por la misma moral humana.
- ¿Cabe, en efecto, pobreza más lamentable, castración moral más completa, anulación del ser humano en cuanto tiene de noble, de superior al bruto, más repugnante, más indigna, que la condición de máquina pasiva, sumisa, inerte, á que la Compañía de Jesús reduce al joven desgraciado é incauto, que cae bajo su férrea, degradante é inhumana férula? ¡Pobres víctimas, dignas de lástima, son los jesuítas! Sí; pues para llegar á serlo han de pasar por una serie de ejercicios mal llamados espirituales, que acaban por perturbar su entendimiento, haciéndoles admitir como verdades inconcusas las más monstruosas aberraciones, que trastornan su mente, confundiendo las nociones de lo justo y de lo «injusto, de la verdad, de lo moral y de losinmoral, de lo creible y de lo increíble, hasta acabar de extinguir en ellos cuantos sentimientos, calidades y cualidades distinguen al ser humano del bruto irracional, de la itera sin entrañas.
- ¿Qué es el hombre sin afecciones? ¿Puede merecer el título de miembro de la humanidad el que so pretexto de creencias y de votos religiosos, atrofia los afectos filial, conyugal y paternal? ¿Puede causar más que horror, inspirar otro sentimiento que el de lástima, el desgraciado que, arrastrado por el más absurdo de los fanatismos, acaba por convertirse en un monstruo, en quien por una repercusión natural, solo pueden desarrollarse los groseros apetitos de la bestia? Aborrecemos Institución que tales efectos produce, pero compadecemos á sus miembros, y por eso titulamos este humilde estudio, ¡POBRES JESUÍTAS!
- Dignos son de lástima, pero como á los apestados y á los rabiosos, hay que impedirles el contacto con la humana sociedad.

LIBRO: ¡Pobres Jesuitas! [7.04 Mb]
COMPÁRTELO: